3 virtudes esenciales a tener en cuenta en un rol de liderazgo

Por Néstor Liendo | www.DemasiadoNestor.com

Hace algunos años descubrí, entre conversaciones, lecturas y pensamientos que habían tres elementos claves para ejercer un rol importante en cualquier organización, de esos que tienen responsabilidades más allá de cualquier cargo, que puede ser un emprendedor o un líder. Para ese entonces ocupaba un rol en una organización estudiantil que me formó para el mundo empresarial mejor de lo que cualquier universidad habría podido. Recuerdo que en más de una ocasión busqué un relevo y en esas conversaciones que mantengo conmigo mismo, pude hacer el resumen que las necesidades del momento exigían.

Photo Credit: russteaches via Compfight cc
Photo Credit: russteaches via Compfight cc

Cada vez que tengo la oportunidad de compartir ésta información, lo hago sin ningún problema, es más, lo resalto para que quede en la memoria de mis interlocutores, que usualmente están a punto de emprender un proyecto o un rol similar al de aquel entonces, no obstante, es la primera vez que escribo al respecto, dirigiéndome a cada persona que esté a punto de lanzarse en un emprendimiento personal, asumir un nuevo cargo, buscando un relevo o dirigiendo un departamento de recursos humanos y buscando personal para ocupar los roles directivos o medios. Así que de corazón espero que estas líneas desvariadas sean útiles para ti, que me lees.

Este Artículo fue escrito por mi amigo Nestor Liendo. Ness y yo compartimos nuestra pasión por el desarrollo personal y el liderazgo. Su blog DemasiadoNestor.com se ha convertido en uno de mis favoritos y estoy seguro que si te gusta mi blog, vas a disfrutar de su blog también.

Liderazgo

El primer elemento necesario para sobrevivir a un rol de liderazgo, por redundante que suene, es el liderazgo en sí. Es realmente importante que la persona que se va a hacer cargo de la gerencia de un proyecto o de una organización, ya posea ésta cualidad, aunque se puede desarrollar, siempre será una ventaja que tenga “don de gente”, el carisma que hace que la gente le haga caso, ése no-se-qué que lo hace sobresalir. Si los miembros de la organización confían en ti como líder, tendrás gran parte del camino recorrido.

El liderazgo no es un rol. No tiene nada que ver con el título universitario, o el cargo que una persona ocupa. Tampoco está relacionado con la experiencia. El liderazgo es eso que hace que alguien tenga influencia en otras, y es variable y diferente en cada uno. A veces líder es el que más sabe, otras es el que más sirve (por algo dicen que liderazgo es servicio), otras tantas, es el más carismático o el que tiene el carácter, lo esencial es que la gente le siga.

Compromiso

Una persona comprometida jamás se rinde. No se va de la empresa por un mejor salario, no abandona el matrimonio en la primera pelea, es firme, constante y si está deprimido o distraído, puede marchar adelante porque su compromiso será más fuerte que su estado de ánimo.

Ojalá existieran más personas comprometidas. En lo personal, creo que el compromiso es difícil de establecer, de enseñar, de transmitir, razón por la cual lo considero una cualidad que debe tener la persona que ocupará un rol directivo dentro de cualquier organización. Emprender (en cualquier ámbito) requiere disciplina, pero nadie puede ser disciplinado en algo en lo que no se siente comprometido.

Pasión

La pasión hace maravillas por las personas y por las organizaciones. Tener una razón por la cual despertar cada mañana, sentir que tu trabajo es importante y tiene un propósito de dimensiones mayores a obtener un salario (o cual sea el beneficio), hace la grandiosa diferencia entre lo bueno y lo excelente, entre lo ordinario y lo extraordinario, es el “extra” que a todos contagia. Es el deseo intenso de hacer las cosas bien, de regalar lo mejor de nosotros mismos a los demás, de llegar más lejos en cada asalto.

Con todo esto quiero decir que, según mi corta pero intensa experiencia, una persona con Liderazgo, Pasión y Compromiso es capaz de llevar cualquier proyecto o empresa de un punto “A” al “B”, de trasladar todas las ideas a realidades, de unir los corazones de la gente en favor de una visión, de encontrar caminos y alternativas donde otros no habían pensado que fuese posible. La experiencia, el conocimiento, los títulos, las recomendaciones pomposas, no son nada importante frente a estas tres cualidades.

Mi más sincera recomendación, y tal vez la más brillante hasta la fecha, es delegar las grandes responsabilidades en hombres y mujeres que sepan hacer uso de su voz interna y con esto puedan contagiar a otras personas, eso que todos llaman liderazgo. Pero que además acompañen esto con un auténtico compromiso, de ese que se renueva cada mañana y es más poderoso que cualquier dificultad. Y pasión, traducida a amor por el propósito, a la energía que le brindamos a cada proyecto, lo que nos hace saber que estamos trabajando por la trascendencia más que por los beneficios tangibles.

Para finalizar, te invito a compartir en los comentarios tus opiniones, ideas y feedbacks sobre lo que el Liderazgo, el Compromiso y la Pasión pueden hacer por la vida de una persona y su entorno, además de responder

¿Crees también que estas virtudes pueden ser más esenciales que la experiencia?

Néstor Liendo | www.DemasiadoNestor.com