MIGUEL AGUERO

Ahorra energía para tus propios sueños

Puede parecer evidente que cuando tienes un sueño, hay que invertir tiempo y energía para poder alcanzarlos. Sin embargo, es probable parte de tu tiempo debes emplearlo para mantener a tu familia, trabajar en una empresa o estudiando una carrera, por lo que en la práctica, trabajar por tus propios sueños se convierte en un verdadero desafío.

Photo Credit: N. Feans via Compfight cc
Photo Credit: N. Feans via Compfight cc

Ya había escrito sobre los beneficios de servir a otros en tu carácter. Esta vez quiero compartir contigo lo importante que significa ahorrar un poco de tus propias energías para alcanzar tus propios sueños.

Un amigo me comentaba una vez acerca de sus deseos de empezar su propia empresa. Sin embargo, su familia dependía completamente de él, por lo que no podía abandonar su empleo para empezar su propia empresa. Me decía lo difícil que era intentar levantar una empresa, al mismo tiempo que trabajaba más de 40 horas a la semana como empleado. El esfuerzo físico que esto le ameritaba, lo llevaba contínuamente a dejar sus propios sueños a un lado, pues al final, se quedaba sin energía suficiente para su propio negocio.

Estoy seguro que la experiencia de mi amigo no es única. Inclusive yo mismo la he vivido, principalmente, porque soy una persona muy apasionada y acostumbro apropiarme de aquellas tareas que se me han encomendado, aun cuando son parte del sueño de otros, en vez de los mios. No estoy diciendo que dejemos de hacer esas tareas con pasión y entrega, lo que quiero que comprendas, es que debes fijar un límite e identificar hasta que punto das lo mejor de tí para alcanzar la excelencia en lo que haces para otros y cuando utilizar al menos una parte de esa misma energía para tus propias metas y sueños.

Si estas en ese punto que sientes que no tienes claro cual es tu sueño, utiliza esa energía inicial para volver a conectarte con él y tener una visión más clara de lo que deseas, para comenzar a trabajar en ella, pues en muchos casos, comenzar a visualizar mentalmente tus propios sueños va a implicar un esfuerzo.

Guarda un poco de tu propia energía para trabajar por tus sueños. Si te sientes un poco desganado, siempre hay formas de recuperar esa energía, como por medio del ejercicio, una buena dieta y tiempo de oración y meditación. El tiempo que inviertas en recuperarla, tarde o temprano se convertirá en el combustible que levante la llama de aquello que quieres.

¿Te has sentido alguna vez sin fuerzas suficientes para trabajar en tus propios sueños?