Aprende a generar valor

Una de las cosas que he aprendido en mi experiencia profesional, es la capacidad de enfocarme en generar valor sobre las cosas que hago. Entiendo principalmente, el beneficio de tomar algún producto, proceso o servicio existente y buscar la forma de aportar características que incrementen la calidad del mismo.

image

La generación de valor puede significar una diferencia entre lo que cuesta producir algo y lo que la gente esté dispuesta a pagar. El valor es ese intangible que marca la diferencia entre un producto común y corriente y uno exclusivo.

Recuerdo una vez, ví un website de un joven croata llamado Robert Matysiak, que toma materiales que consigues en tiendas de ferretería y construye lamparas con forma de robots. Es increible que el total de los materiales que usaba superará en algunas decenas de dólares, sin embargo, él vende seguramente dos o tres veces por encima del costo. Este jóven encontró como transformar materiales simples y baratos, en piezas llamativas con un valor superior.

La generación de valor tiene impacto inclusive en los procesos que usted desarrolla mientras trabaja con un equipo. Muchas personas, piensan que el valor, significa hacerse imprescindible, y en ese afán, hacen que cualquier paso que el equipo tiene que dar sea necesaria su intervención para tomar cualquier decisión. Estas personas se convierten en cuellos de botella, que si bien pueden garantizar la calidad de lo que se hace, a largo plazo, se convierten en una barrera que impide el normal desarrollo de cualquier actividad.

Muchas veces, las personas que deciden controlar todo y hacerse imprescindibles, lo que manifiestan es un terrible temor a perder el control del equipo. Lo peor de asumir esta postura, es que llegará un momento donde el equipo se volverá dependiente de esa situación y conseguir el objetivo dependerá del esfuerzo que haga esa persona en que cada cosa ocurra.

Cuando usted se enfoca en generar valor, sabe que tener o no el control es irrelevante. Lo importante es buscar agregar algo adicional a lo que hace, que permita que el resultado sea mejor.  Si bien la presencia o ausencia de una persona que se enfoca en generar valor no incide en el resultado inmediato,  la ausencia a mediano plazo hace que el equipo se estanque y no haya más crecimiento.

Bill Gates, Walt Disney y Steve Jobs son ejemplos claros de personas enfocadas en generar valor mientras fueron CEO de las empresas para las que trabajaban. Microsoft, Disney y Apple fueron empresas donde la innovación y arriesgadas estrategias de negocios  se veía en el resultado de los productos y servicios que generaban. Tras la salida de estas personas, si bien las empresas siguen creciendo y generando poderosos resultados,  la capacidad de generar valor en sus servicios ha mermado comparado con la época de oro de sus fundadores.

Es importante que cada actividad que desarrolles, busques las estrategias y las formas de generar valor.  Cuando desarrollas esa habilidad, inclusive los productos o servicios que ofreces tendrán atributos diferenciables de los demás y seguramente significarán  en un eventual beneficio para tí.

¿Tienes alguna experiencia en la que generar valor representó un beneficio para tí?