MIGUEL AGUERO

Cuando tus amigos se convierten en tu mejor activo

Luego de haber recibido a nuestro perro como parte de nuestra familia y al cual adoptamos con mucho amor, una situación personal nos llevó al punto de considerar llevarlo de vuelta a un shelter y romper nuestros corazones.

Amigos son tu asset
Photo Credit: Sharon & Nikki McCutcheon via Compfight cc

Necesitábamos poco más de 500 US$ y gracias a la herramienta GoFundMe nuestra realidad cambió radicalmente en menos de 48 horas y pudimos recolectar aportes de cada uno de nuestros amigos más cercanos y así garantizar para nuestro perro un mejor futuro.

Cuando adoptamos a nuestro perro Olaf, nuestro deseo era darle un hogar. No imaginábamos que pocos meses después, nuestro deseo de hacer el bien por ese pequeño animal, se convertiría en un vehículo para recibir y cosechar el amor de muchos amigos que con pequeños gestos, demostraron su amor hacia nosotros.

En la carta a los gálatas, el apóstol Pablo escribe:

No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos.
Galatas 6:9

Quiero dejarte el texto traducido de la campaña en GoFundMe. Este es el Link de la campaña: http://www.gofundme.com/olafthedog

Adoptamos a nuestro perro Olaf en Enero del 2015, después de nosotros haber sufrido la perdida de nuestro bebé durante el embarazo de mis esposa. Lo sacamos de un shelter (lugar donde dejan a los perros abandonados) luego que sus antiguos dueños no pudieron cuidarlo.

olaf

Estaba tan asustado el día que lo adoptamos, que ni siquiera podía caminar. Además, sufre de Ansiedad por Separación, imagino que debido a la sensación de abandono que puede significar dejarlo en un shelter.

Ese perro se ha convertido en nuestro pequeño ángel y el mejor amigo de mi hijo. Va con nosotros a todos lados y ha hecho nuestras vidas un poquito mejor.

Desafortunadamente, recibimos la nota de la oficina de alquiler donde vivimos, diciendo que debemos hacer un pago que 500 US$ por el perro y enviarlo a un entrenador (debido a que ladra cada vez que lo dejamos solos).

Todavía estoy mamejando los gastos médicos generados por la perdida de nuestro hijo, que a la fecha alcanzan los 5.000 US$ y honestamente, no puedo en estos momentos asumir una deuda más que me implique pagar los 500 US$ que me pide la oficina de alquiler y los costos que pueda incurrir llevarlo a un entrenador para que pueda quedarse con nosotros.

Amamos a este pequeño y no queremos abandonarlo. Sin embargo, si no consigo el dinero y la certificación de que el perro está tomando un entrenamiento, tendremos que llevarlo de vuelta a un shelter.

Apreciamos cualquier ayuda que nos puedas brindar y esperamos con deseo que podamos mantenernos unidos como una familia.

Como nota final, mis amigos han sido de gran ayuda para que podamos garantizar un techo para Olaf. Estamos felices, porque hemos encontrado en nuestros amigos, el mejor activo que puedes tener.