MIGUEL AGUERO

Por qué dejar a tu hijo jugar minecraft es una buena idea

Puede que desde hace un tiempo, ves a tu hijo jugando en tu teléfono o en los tablets un juego con una apariencia extraña, donde todo parece cubos de colores como con poca resolución. Minecraft se ha convertido en el juego favorito de los niños, no importa el sexo ni la edad, ellos pueden pasar horas inmersos en este juego, al que a nosotros los padres puede parecernos un poco extraño.

dejar a tu hijo jugar minecraft
Imagen cortesía Mojang

Hay muchos dilemas respecto al juego. Los más conservadores dicen, que al igual que cualquier videojuego, aisla a los niños en un submundo y les impide interacturar con el mundo real. Los más liberales, lo ven como una excelente herramienta educativa, donde los niños pueden aprender matemáticas, historia, análisis, trabajo en equipo y socialización.

Como padre preocupado por el desarrollo de nuestros hijos, al verlos inmersos en este submundo de cubos, debemos preguntarnos ¿Es bueno que mi hijo juegue Minecraft?

Creo que he visto pocas cosas de la que mi hijo sea fanático, como he visto ha pasado con Minecraft. Descubrió el juego mientras compartía con otros amigos de la iglesia, y desde entonces no ha parado de jugar, leer, ver videos, e incluso vestirse con ropa alusiva al juego.

Personalmente, creo que los videojuegos, además de ser una buena herramienta educativa, sirve de apoyo para compartir con tu hijo experiencias diferentes. Aunque al principio no comprendía el objetivo del juego, actualmente debo reconocer que es uno de mis juegos favoritos y puedo pasar horas con mi hijo disfrutando juntos.

Si no conoces el juego, permiteme explicarte rápidamente de que se trata. Es un juego 3D en la que los personajes interactuan en un mundo donde todo es cuadrado.

La forma más simple de jugar, es el modo creativo, en el que tienes un conjunto de bloques con características diferentes, y que al combinarlos puedes crear prácticamente lo que tu quieras. Es similar a jugar con legos, sólo que en modo videojuegos, y con algunas variables adicionales (como el día y la noche, lluvia, nieve, etc). El juego es colaborativo, por lo que puedes hacer un equipo con tu hijo y comenzar a realizar cosas interesantes, como ciudades, casas, castillos, montañas, etc.

La otra forma de jugar, es el modo sobreviviente. En este modo, tienes que buscar todos los materiales para construir. Para hacer obtener madera, debes cortar troncos y con ellos , construir un hacha para cortar más rápido, o conseguir lana para construir una cama y hacer que el día y la noche sean más rápidos. En este modo, similar a un juego convencional, tienes vidas que vas perdiendo, si caes de un sitio muy alto, otro jugador te golpea o eventualmente aparece un zombie o un creeper.

A este punto, el juego pareciera no tener ningún objetivo específico, y es eso lo que lo hace interesante: el objetivo es explorar tu creatividad al máximo. Una vez aprender a utilizar las herramientas y a combinarlas, puedes hacer cosas increibles como lámparas, semáforos o inclusive, un Mc Donald’s.

Como todo, es importante enseñar a tus hijos a tener disciplina y a evitar los excesos. Para sacarle provecho a la herramienta con tus hijos, esta es mi recomendación:

  1. Establece un límite. Mi hijo puede jugar solamente algunas horas durante el viernes, sábado y domingo. Durante la semana, sabe que las tareas son sus prioridades, y si termina a tiempo, le permitimos ver algunos videos o tutoriales en Youtube.
  2. Vigila la forma en la que juega. Como todo juego (inclusive real), la violencia y los comportamientos inapropiados pueden aparecer, inclusive en Minecraft, por eso, es recomendable que no le permitas jugar en modo multiplayer a menos que puedas vigilarlo y estar seguro que usa la herramienta para explorar su conocimiento.
  3. Haz un equipo con él. Puede que el juego te parezca aburrido, sin embargo la experiencia de trabajo en equipo es enriquecedora en este juego. Para que puedas verte involucrado, consigue una guía de construcción y comienza a construir junto con él, cosas sencillas. Sentirás que es como jugar Lego, pero en la computadora.
  4. Promueve a que utilice su imaginación. A través de Minecraft, tu hijo puede construir muchas cosas. Puedes motivarlo a que construya puentes, castillos, carreteras, e inclusive que intente construir tu propia casa. La imaginación aquí no tiene límites.

Minecraft se ha convertido en una excelente herramienta educativa en algunos salones en los Estados Unidos. Así que si ves a tu hijo jugando Minecraft, aprovecha el tiempo, comparte con él y utilízalo como un medio para que pueda ampliar su conocimiento.

¿Cuál ha sido la experiencia de Minecraft y tu hijo?