El banco de favores

Sin importar que tan independiente seamos, en algún momento de nuestra vida necesitamos de otra persona; y aunque no nos guste la idea, la disposición de esa persona a darnos la mano, está en la mayoría de los casos condicionada por la forma en la que te has relacionado con ella.

Post images v2

Como ocurre con el dinero en el banco, del que puedes retirar la cantidad que previamente hayas depositado; los favores que haces a otras personas es determinante para pedir ayuda cuando lo necesitas.

El concepto del banco de favores puede sonar un tanto frívolo. Sólamente pensar que usted está ayudando a otra persona con la intención de esperar a que cuando la necesites, esté dispuesta a ayudarte, suena un tanto manipulador. Sin embargo, el concepto, en la práctica tiene mucha validez y al igual que el dinero, lo malo no es la forma en la que usas tus favores, sino lo que opera en tu corazón al momento de tomar la decisión de utilizarlo.

Cuando escuché el concepto, yo mismo me pregunté ¿cuántos depósitos de favores hago a diario en las personas? y te confieso, que sentí que mi banco de favores con algunas personas está en negativo. Empecé a anotar una lista de aquellas personas que tengo conciencia que les debo grandes favores y me he propuesto no sólo a depositar favores en ellas, sino más bien, poner el saldo positivo a mi favor, sobrepasando sus propias expectativas.

Aprender a tener una visión de la economía de favores, te ayuda a entender cómo generar abundancia en términos relacionales. De hecho, es lo que la mayoría de los grandes líderes han hecho durante siglos. Depositan en el banco de favores de cada persona, ayudándoles, orientándolas y sirviéndoles, sin hacer ningún retiro o esperar un favor a cambio. Estas personas saben, que el depósito de favores es una inversión a largo plazo y que puede generar muchos más beneficios, que inclusive cualquier inversión física en dinero.

Una forma tangible de cuantificar el banco de favores lo explica bastante bien Paulo Coelho en su libro el Zahir. En este caso, Coelho considera los favores, específicamente a los contactos que usted tiene cómo puede utilizarlos como un depósito en garantía, al momento que requieras otros favores.

Como el mismo Coelho lo menciona, el banco de favores es una inversión de riesgo. No importa lo que usted haga, siempre hay el riesgo de que la otra persona al final decida no devolverle el favor. Sin embargo, esa persona sabe que hay una deuda pendiente con usted y puede afectar no solo la relación suya, sino la relación de su círculo de influencia común.

Una forma sencilla de identificar el estatus de tus propias relaciones es hacer lo siguiente:

  1. Haz una lista de todas aquellas personas que conoces (sin excepción).
  2. Anota aquello que hace que tu relación con esa persona sea diferente al resto.
  3. Escribe en otra columna, aquello que crees que puedas brindar a esa persona para que tu relación con ella sea positiva, diferente y mucho más intima.

Es importante que borres de ti, aquello que deposites en la relación con la otra persona. No hay nada más incómodo y poco genuino que llevar cuentas de aquello que haces por otras personas, pero si debes llevar cuenta de aquellas a las que sabes que estas en negativo, para intencionalmente sembrar en ellas una relación más positiva

[tweetthis url=”http://wp.me/p4XT2l-PZ”]Los favores que haces a otras personas es determinante al momento de pedir ayuda[/tweetthis]

El banco de favores es una forma de comprender que no puedes pedir, sin primero dar. Ayudar a otros, cuando lo necesitan en una forma de contribuir en tu propio crecimiento. Mientras mas llenes el tanque de las otras personas, las ayudes a cumplir sus metas y sus sueños, menos incómodo te sentirás ti mismo de pedirles ayuda cuando lo necesites.

Pregunta: ¿Cómo está el balance del banco de favores con tus amigos?