MIGUEL AGUERO

La persona que me enseñó a creer en los sueños

Soy un gran admirador de personas como Walt Disney y Steve Jobs. Personas provenientes de familias sencillas y trabajadoras, que decidieron un día cumplir sus sueños, trabajaron duro, y alcanzaron mucho más de lo que cualquier persona puede imaginar.

creer en los sueños
Imagen cortesía Wikimedia Commons

Sin embargo, muchos años antes de conocer a estas personas, hubo un señor, proveniente de una familia muy pobre, trabajador incansable y con muchos sueños, que decidió dar el primer paso y alcanzó mucho más de lo que cualquiera pudiera imaginar.

Este señor se llama Alexis Montilla. Vive en Venezuela y ha sido el creador de tres parques temáticos sumamente originales: Los Aleros, La Venezuela de Antier y La Montaña de Los Sueños.

El legado del señor Montilla, seguramente transcenderá muchas generaciones que han tenido la oportunidad de conocer estos parques. Su visión está plasmada en cada pared de ellos, y visitarlos te hacen viajar a un mundo completamente diferente, sobre todo en un país que vive una situación tan convulsionada.

La primera vez, fui Los Aleros en el año 1986 y lo recuerdo bastante bien porque mi hermana menor tenía aproximadamente 1 año de nacida. En aquel entonces, yo rondaba los 7 años, y la experiencia de mi primera visita a Los Aleros transformó por completo mi vida. Al salir de la visita, en mi corazón quedó plasmado un deseo que todavía hasta hoy se mantiente presente: hacer un parque como Los Aleros.

Alexis Montilla, un hombre humilde de un pequeño pueblo en Mérida, tuvo la visión de construir una reproducción en tamaño real, de un pueblito imaginario que él hacía cuando era un niño. Tuvo la oportunidad de iniciar un pequeño restaurante a orillas de una carretera y con el dinero que consiguió, compró un terreno en la cima de una montaña para iniciar su proyecto. Con sus propias manos y la ayuda de unos amigos, comenzó a hacer cada una de las casas del pueblito imaginario, a diseñar las historias en cada pared, construir plazas, cementerio, iglesia, etc. El pueblo era completamente ficticio, pero en su imaginación, comenzó a crear personajes, paseos e historias, que hasta el día de hoy se mantienen.

Del éxito que alcanzó con Los Aleros, Montilla decidió enrumbarse en un proyecto más ambiocioso. Alexis y la Venezuela de Antier, fue su segundo parque, esta vez con la reproducción de cada uno de los estados de Venezuela pero durante los años veinte. El parque ha sido un rotundo éxito, convirtiéndolo en una atracción turística de alto calibre y visita obligada a todo aquel que visita los páramos andinos venezolanos. En esta oportunidad, Montilla nos muestra otra de sus grandes pasiones: Los carros. Tiene una colección de autos antiguos increiblemente grande y en perfecto estado.

Su último parque ha sido un tributo al cine, radio y la televisión. La Montaña de los Sueños, tiene un poco más el estilo de los parques Disney, pero en proporciones mucho menores (y mas sencillas). Puedes conocer un poco más de la historia del cine, así como en detalle, algunos proyectos Cinematográficos de Montilla, en los que incluye su película biográfica Una Vida y Dos Mandados.

[perfect_quotes id=”480″]

Montilla ha sido una gran inspiración en mi vida. Un hombre sencillo, con grandes sueños. Su influencia me ha llevado a desempeñarme en actividades que me han permitido de alguna u otra manera, alcanzar ese sueño de niño y de las que estoy seguro, serán el fundamento para muchas otras actividades que estaré haciendo en las décadas que vienen.

La última vez que visité sus parques fue en el año 2005 durante mi luna de miel. Estoy seguro que aunque han pasado los años, estos siguen intactos y con una visión de crecimiento. La huella de Alexis Montilla quedó profundamente marcada en mi vida, y aunque no lo conozco personalmente, espero que algún día pueda leer este artículo, como una sencilla muestra de mi agradecimiento hacia el legado que ha dejado en personas como yo.

Muchas gracias señor Alexis.

¿Hay alguna persona que haya sido de influencia en tu vida?

Compártelo con nosotros