¿Perfecto a la primera o corrijo en el camino?

perfecto o corrijo

Hay gente que tiene el don y la paciencia de trabajar en un proyecto y no hacerlo público hasta que esté perfecto. Posiblemente un arquitecto o un doctor necesitan estar 100% seguros que el proyecto en planos está perfecto, porque el mínimo error les puede costar caro.

perfecto o corrijo
Photo Credit: arctia via Compfight cc

Este no ha sido mi caso. Tal vez debido a mi formación en el mundo del software y mi experiencia en el desarrollo de técnicas ágiles, me he formado con la noción de “libéralo, lo que más importa es el feedback”; que hacen que siempre tenga el sentir que todo aquello que publico o entrego no está completo, porque lo importante es “salir”.

Si has alguna vez empezado un proyecto debes saber a qué me refiero. Trabajas duro en tenerlo listo para que llegue a mano de las personas que van a utilizar o consumir tu producto, haces un plan de trabajo y una planificación y organizas todo para tenerlo a la fecha. Sin embargo, cuando llegas a la fecha que te comprometiste, tienes la sensación que el producto no está listo todavía y que es mejor esperar un poco más antes de entregarlo.

Tuve una experiencia como esta con mi blog y hace poco con el podcast que inicié con mi amigo Nestor. La idea de hacer un podcast me pasó por la mente muchas veces. Compré los equipos, desarrollé guiones, hice pruebas, pero nada de lo que hacía me causaba satisfacción. Con el blog, al principio escribía artículos y los revisaba tanto que al final llegaba a la conclusión que no tenían la calidad que yo quería así que los dejaba entre mis borradores por meses. Hasta que comprendí que si quería avanzar, debía aplicar lo que aprendí del software: lo que importa es el feedback, no el producto. Así, decidí liberar muchos artículos y episodios, aunque desde mi perspectiva todavía le faltaba para alcanzar la calidad que yo deseaba.

Hoy en día podemos tomar cientos de fotos digitales y escoger la que más nos guste; mientras que en el pasado, debíamos planear muy bien antes de tomar la foto, debido a lo costoso de rollo y el revelado. Lo cierto es que la tecnología y el abaratamiento de los recursos hacen que nosotros podamos probar una y otra vez, poder ver que piensan nuestros clientes y aprovechar ese feedback para desarrollar un mejor producto. El lado negativo de esto es que ahora estamos inundados de muchos productos a medio terminar y en ocasiones con una calidad bastante baja.

Es importante conseguir un balance, que permita producir un mínimo de calidad, pero al mismo tiempo no nos impida salir adelante aunque el producto no cumpla del todo con nuestras expectativas.

Para saber si es conveniente publicar lo que has hecho, mi recomendación es:

  1. Busca un tester. Una persona que pueda ver el producto y comprenda que no está listo, pero que te de su opinión si cree que tiene el minimo de calidad requerido.
  2. Facilita el feedback. Crea herramientas como surveys que permitan obtener una retroalimentacion correcta de si lo que estas haciendo tiene o no calidad esperada.
  3. Evita el perfeccionismo. Si te empeñas en que debe estar perfecto, podrías estar impidiendo salir aun cuando tenga una calidad excepcional.

Creo particularmente que en la mayoría de las ocasiones es mejor salir con tus proyectos aunque no esten terminados. Esto tiene un costo, que podría significar la perdida de audiencia ante la falta de calidad, pero el beneficio de obtener retroalimentacion puede ayudarte a mejorar y brindar a futuro productos de mayor calidad.

¿Crees que es más conveniente entregar o publicar aunque te parece que no esta listo, o es mejor esperar y trabajar en la calidad? Deja un comentario