Enfócate en cuanto has recorrido en vez de cuanto te falta

Miguel Aguero

Cada proyecto que comenzamos, el desafío mas grande es no caer en la estadística de la mayoría: abandonar antes de conseguir el objetivo. Es natural, que luego de pasar la emoción inicial, el cansancio comience a manifestarse, y en muchas ocasiones, enfrentarte a la idea de abandonar.

 

No soy un corredor profesional, pero intento correr un par de millas algunas veces por semana. Cuando comencé a incorporar esta rutina, alcanzar las 2 millas era un desafío, ya que nunca había corrido. Algo que comencé a notar rápidamente, es que por alguna razón, cada vez que me acercaba al sitio que ponía como meta, me sentía mas cansado. No pasó mucho tiempo para darme cuenta que ese era el problema: estaba demasiado enfocado en la meta. Allí decidí cambiar mi perspectiva y comencé a pensar en cuanto había recorrido en vez de cuanto me faltaba. Cada paso que daba, pensaba en lo que habia dejado atrás y hacía un esfuerzo enorme en no concentrarme en la meta.

Misteriosamente, cuando te enfocas en lo que has alcanzado, tu cuerpo y tu mente, sacan energía adicional que parecías no tenerla, y llegar al objetivo se hace mucho mas alcanzable.